domingo, 17 de septiembre de 2017

Escombro

Si empiezo a pensar en lo que voy a escribir termino no escribiendo nada. Se le ha metido a mi mente la idea de que lo que tengo que decir tiene menor valor que todas las otras personas que han dicho algo. Creo que se remonta a mi juventud. Fui desde pequeña una niña que tuvo poco que decir y cuando dijo algo muy fervientemente se le silenció porque a los niños no se les escuchaba. Solo se les veía.
       Escribo cuentos sencillos porque la vida es sencilla y solo le hacemos como que queremos complicarla. Nos gustan las cosas complicadas porque queremos darnos importancia pero la vida es bastante lineal si lo pensamos.
       Nacemos, crecemos, si tenemos suerte nos reproducimos y morimos. Es así de fácil.
Solo que hoy nacemos, nos registramos dentro de un pueblo, un país, un continente, nos identifican dentro de un nivel social, un nivel económico, crecemos sintiendo la carga cultural, histórica de un país, encontramos a una persona que tolera lo que decimos buscamos la forma de no reproducirnos con esa persona aunque terminamos haciéndolo por error, seguimos creciendo y envejeciendo hasta que un día, el día en que queremos empezar a disfrutar de la vida nos morimos y dejamos una serie de complicaciones genéticas en el camino cruzado. Lo complicamos todo.
        Me cuesta entonces trabajo “escombrar” un a historia. Llenarla de esos pequeños detalles que complican hasta llegar al final. Tiendo a ser más directa de lo que debiera. A la gente le gusta la vida y las historias llenas de escombros, llenas de detallitos que se acumulen y formen un todo al final. No se vale platicar que un hombre se enamoró de una mujer que lo despreció, pero luego la conquistó y vivieron muy felices. No, eso no sirve. La gente exige que platique sobre como era el hombre, en donde se encontró a la mujer, como era la mujer, por que no lo quería, que hizo el hombre para conquistarla, como y por que se dejó conquistar la mujer y a donde fueron a parar por el resto de sus felices días. Todo eso exige el lector para sentirse satisfecho. Necesitan de los escombros, o mejor dicho necesitan de los órganos, los músculos, la sangre y la piel que sostienen al esqueleto narrado. Complicaciones. Intentémoslo pues…

domingo, 23 de abril de 2017

De colmillos, cuentos y celebraciones.

A mis diez años me sacaron los colmillos para colocarme paladares que enderezaran mis dientes. Recuerdo la introducción de la aguja llena de anestesia acercarse a mi boca, el piquete introducirse en mi piel suave, recuerdo cómo el dentista tomó uno de mis dientes con sus pinzas, el zangoloteo violento para extraerlo de su lugar e inclusive recuerdo la pequeña succión que escuché cuando por fin el diente fue ultrajado de su espacio y descartado. La operación se repitió una vez más y fueron dos visitas posteriores a esa para todos los arreglos que me permitirían una sonrisa socialmente agradable.
El único incentivo que tenía para asistir era que a un lado del centro de Salubridad había un pequeño puesto de libros y revistas y podía pasar a comprar revistas de cuentos posterior a la visita al dentista. En ese espacio descubrí los que serían mis amigos de por vida; a un príncipe que solicitó el apoyo de un gorrión para que le quitara sus piedras preciosas y se las diera a su pueblo que se moría de hambre; la historia de una doncella a la que le brotaban monedas de oro cuando hablaba, mientras que a su hermana malvada le brotaban ranas, conocí a Gulliver y sus viajes y otras historias que tiempo después formarían parte de mi repertorio narrativo.
Es curioso como han pasado 30 años desde que me sacaron los colmillos y no recuerdo el dolor que me causó el procedimiento pero sí recuerdo las historias. Los libros ayudan a mitigar muchos dolores humanos, y no solo físicos, sino emocionales. Son el perfecto anestésico para soportar la desdicha y la tragedia personal porque más que aturdirte y atolondrarte los sentidos, te lleva a otros cauces no recorridos en tu mente, ampliando tu pensamiento en lugar de opacarlo con un químico.
Ayudan también a ponerle nombre y adjetivos a los dolores para comprenderlos mejor y así negarles su poder sobre nosotros. El dolor de la guerra, de la muerte, de la injusticia en general se lucha con mayor facilidad cuando podemos ponerle una cara que los identifique para evitarlo o para pelear contra él.
Ese es el poder de los libros, nos liberan dotándonos de conocimiento o recuerdos más agradables que los creados en la vida real. Nos hacen más fuertes y resistentes ante las asperezas creadas en nuestra contra.
Hoy, en el día internacional del libro, celebro aquellos cuentos de mi infancia, aquel puesto de libros y revistas que fue mi hospital después del hospital, y aquellos libros que dejaron y dejarán una huella mucho más profunda, agradable y duradera que cualquier dolor y herida recibida y por recibir.

viernes, 21 de abril de 2017

Café, libros y laberintos.

Inicio mi día con tres rebanadas de pan tostado con mantequilla y miel y una taza de café recién filtrado, cremoso y azucarado. Estas fueron mis vacaciones, la oportunidad de iniciar mi día con alarma interna y no electrónica, la oportunidad de continuar el día en pijamas y no en alguna vestimenta puesta para agradar a mis alumnos en el colegio. ¿Apoco un maestro no escoge su atuendo pensando en ellos?
       Acompañándome en mi día tengo por el momento dos libros que luchan por mi atención constantemente. He hecho una tregua con ambos: en la noche, antes de dormir, leo El nombre de la rosa de Umberto Eco y a medio día, después de comer leo El Hobbit de Tolkien.
       Encuentro que no difieren mucho las dos historias. Ambos tienen a un hombre sabio que guía a los menos conocedores e inocentes por un camino desconocido, rocoso, peligroso en busca de un tesoro perdido, un tesoro secuestrado por seres egoístas que no quieren compartirlo con el mundo. En ambas historias el protagonista ingenuo que es obligado a cambiar para armarse del valor y conocimiento que lo llevarán a su encuentro con el mal en forma de Smaug o Jorge de Burgos.      
       Tanto Bilbo como Adso experimentan una transformación personal previo a la conclusión de la historia que los despoja de sus miedos e inseguridades y les permite concluir como héroes y no simples acompañantes.
       Lo sé, me he adelantado hasta el final. Con ambos libros estoy haciendo una segunda lectura, lo que no le quita nada de novedoso. Tal como dijo el buen Kafka "Uno nunca lee el mismo libro dos veces". Descubro nuevos pasillos tanto en el laberinto de la abadía como en el laberinto de túneles cavados por orcos en las montañas nubladas tras Rivendel. Descubro por igual que yo misma he sufrido transformaciones en mi carácter como persona y como lectora a través del análisis de estas lecturas. Señal de un buen libro cuando te puedes ver en él.
       Se me ha acabado el pan y el café y dentro de tres días mis vacaciones. Continúo mi día y les deseo felices lecturas. ¿Qué libro me recomiendan leer en verano que siga esta misma estructura?

jueves, 29 de septiembre de 2016

Regresamos

Y de pronto te das cuenta que han pasado más de dos meses desde que escribiste por última vez en el blog y te preguntas ¿Qué he hecho con mi tiempo?
En este caso mucho y no me arrepiento, las labores docentes del día a día me han llevado a tirones y jalones y han acaparado la mayor parte de mi cerebro. No es sino hasta hoy que he decidido darme un corto tiempo de atención al blog para compartir proyectos. ¿Ah, si tan solo se escribiera solo!
Pero sigo envuelta en lecturas y proyectos gustozos. Y para que no me crean mentirosa les comparto los otros tres espacios que he desarrollado en compañía de mis alumnos, mis compañeros docentes y mi instituto a beneficio de la palabra escrita y el intercambio de ideas.
1. www.iberolobos.blogspot.com es la revista estudiantil que bajo mi coordinación desarrollan los alumnos del taller de escritura creativa del Colegio Ibero Tijuana. Agradezco lo visiten y dejen sus comentarios. Actualmente participamos en el concurso www.questasleyendo.org y todos escriben con mucho entusiasmo.
2. www.los16del2016.blogspot.com es el espacio en donde vamos registrando las lecturas hechas del reto "Los 16 del 2016". 16 libros en el año es la meta que nos hemos propuesto de forma independiente.
3. www.tlr1ibero.blogspot.com es el espacio de apoyo didáctico que el maestro H.Rocha y su servidora hemos creado para beneficio de los jóvenes que toman la materia de Taller de lectura y redacción 1 en el colegio. Los invito a visitarla. Tal vez les sea de interés y beneficio.

Como ven, estos dedos aunque ausentes del Proleti no han estado para nada quietos. No obstante espero moverlos por aquí más seguido para continuar compartiendo ideas y nuevas maneras de ver a la lectura.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Feria del libro Tijuana. Una experiencia.

Les diré la verdad, no quería ir a la feria del libro.
Es la primera desde hace años en que no hay un ápice de mi participación en ella. Algunas veces me tocaba ser promotora de lectura, otras cuenta cuentos, otras presentadora de algún espacio y hoy no metí ni el meñique. Me pidieron presentar a un autor-ilustrador que admiro mucho pero el horario me era desfavorable y la oportunidad se perdió.
Aparte las intrigas pre feriales entre CECUT, IMAC y los libreros le quitaron el encanto que dota la anticipación, haciendo que se transformara para mí de una celebración por la lectura y el libro, a una riña entre comadres.
       Fui entonces sintiéndome algo así como el fantasma de la ópera o palpándome la letras NP en escarlata vivo sobre mi pecho (NP de "no participa") con dedos apuntándome desde lejos ¡Miren, miren, ahí va la Ene Pe ¡La Ene Pe!
       Pero no puedes separar a un lector de una fiesta de libros. Y a pesar de que tengo un montón de libros que compré en la feria del año pasado y aun no he leído, me aventuré a entrar por otra ronda de lecturas. Fui entonces no como cuenta cuentos o promotora, sino como lectora y derecho habiente de la palabra escrita.
       Recibí con mucha gratitud los saludos de expositores y amigos lectores que me hicieron sentir bien recibida y presente. Personas que miras una vez al año y te saludan con gusto indica que has dejado una marca positiva en el espacio. Estoy segura que próximo año repetiremos el saludo y el gusto de vernos será doble.
Compré 3 libros para sortearlos en el programa de Los 16 del 2016 y uno que otro para mi propia colección.
Me salí contenta de haber asistido. Percibo que aun con sus altibajos sigue siendo la mejor fiesta de la lectura que se puede ofrecer en Tijuana en este momento. Citando al profesor Pangloss "Es el mejor de todos los mundos posibles".

Habiendo dicho esto, cabe recordar que al profesor Pangloss no le fue muy bien que digamos (Candide, buenísima comedia de Voltaire). Así que me atreveré a hacer algunos comentarios sobre lo observado en mi visita:

Ventajas:
- Hay una enorme variedad culinaria y de vendimia de objetos varios. Cambiaron la ubicación de los puestos de alimentos frente al escenario principal frente al Cubo. El año pasado se tenía que rodear hasta la entrada de la Bola y los puestos de comida para llegar a los libros, siendo que eran la atracción principal. Creo que la distribución de los puestos mejoró pues hay más accesos.
- Sala Federico Campbell es un excelente lugar para tener conferencias en grande. Vi que la visita de Benito Taibo, como siempre, estaba bastante llena. Malo cuando la temática de la conferencia no es muy atractiva y el poco público se ve aun más pequeño entre tanta silla vacía.
- Gran mejora en la calidad y oferta de libro álbum y obra literaria infantil y juvenil.
- Vi locales de pequeñas editoriales independientes. Es un gusto ver la presencia de estos espacios que seguramente hacen todo un esfuerzo de producción y de búsqueda de recursos previo a su presencia en la feria.

Desventajas:
Los libros están algo costosos. Buscaba un ejemplar de  Ensayo sobre la ceguera de Saramago y me la encontré a 280 pesos nuevo bajo la carpa. Después la vi en un puesto de libros usados frente a la Bola y estaba en 150. Aun así creo que el precio estaba elevado. Supongo los gastos del local, el transporte de los libros y el pago de salario por la semana va incluido en el libro.      
Tip: En Amazon Kindle esta a 69 pesos.
- Lo sé, es principalmente una oportunidad para que librerías locales vendan libros. Pero Librería Gandhi y Librería Cristal también forman parte de la historia y oferta lectora de Tijuana. ¿Qué tal un espacio?
- Foro Luna ocupa mayor publicidad. Hay presentaciones geniales en este bello espacio y pocos asisten porque no saben en dónde se encuentra. Pena ajena al ver que en una presentación la mayor parte del poco público eran miembros del staff a los que seguramente habían mandado. Supongo es un espacio de mayor utilidad con grupos escolares.
- No sé cuantos libros se roben durante el evento, asumo que muchos porque entré a dos locales en que la mirada que el empleado dirigió hacia mi mientras ojeaba el libro fue tan acusadora que me hizo desistir de comprar el libro.
- Hizo falta la máquina de escribir de Primavera de libros.

Propuesta: 
- ¿Qué tal una carpa de autógrafos? Espacio donde distintos autores puedan sentarse y firmar su obra.
- Son otros tiempos. ¿Qué tal un panel de Booktubers?

       Por último me temo que cerraré con un comentario algo penoso y lamentable. Un compañero de trabajo, docente de colegio y catedrático universitario visitó la feria y por equis o ye se sentó con su teléfono celular para ver alguna información. Comenta que los participantes del programa ambulante Pregoneros de la palabra se acercaron a él, lo acorralaron y a viva voz y apuntándolo literalmente con el dedo lo llamaron ignorante por leer sobre la pantalla. Afortunadamente el maestro se defendió recitando fragmentos de la poesía de Sor Juana Inés De la Cruz, poetisa a quien se dedicaba la presente edición de la feria y lo dejaron en paz, aunque no se disculparon.
Creo sumamente lamentable que se le haya atacado de esta manera y sin causa alguna porque:
1. El hecho de ir a la Feria del Libro indica que no ignora el valor de la palabra.
2. Estar en la Feria implica que es un posible lector que quiere mejorar sus hábitos lectores. ¿Será benéfico señalarlo pública y negativamente como ignorante en un espacio que se supone te invita a leer?
3. Leer en pantalla también es lectura.
4. Ignorante es aquella persona que no tiene instrucción o conocimiento (definición de Larousse) y no me parece que en los pocos segundos que se le vio leyendo en pantalla se haya podido determinar la información que leía o los niveles de conocimiento que poseía.
5. Saber leer o declamar un texto es una habilidad valiosa y bella. Mas no te hace superior a otros, mucho menos juez de otros.
       Luis Ángel Silva ha hecho un trabajo ejemplar con la actividad de Pregoneros de la palabra, lo felicito por su dedicación y esfuerzo por sacar a las palabras del libro y obsequiárselas al público. Pero cabe decir que el domingo que fui espectadora de una lectura pública percibí que entre excelentes pregoneros había una cuyo lenguaje corporal y expresiones verbales alejaba al público más que acercarlo. Platicando con el compañero acosado percibimos que es la misma persona.

Y bien, guardo la voz un año más pero espero escuchar sus comentarios. La feria concluye este domingo 22 de mayo. Espero se den la oportunidad de visitarla pues, sea lo que sea "Es el mejor de todos los mundos posibles".

martes, 26 de abril de 2016

Elena Poniatowska en la feria del libro de Tijuana 2001

Se acerca la Feria del Libro de Tijuana 2016 y me he encontrado entre mi baúl de recuerdos este tesoro del pasado. Se trata de la visita que hizo la escritora mexicana Elena Poniatowska a la inauguración de la Feria del libro de Tijuana en el año 2001 cuando aun se realizaba sobre la Avenida Revolución, frente al antiguo Jai Alai. 
Se mueve mucho porque me encontraba parada en el pasillo y la gente pasaba. No obstante el audio es muy bueno. Espero sea de su agrado y beneficio.

LA PERSONIFICACIÓN DEL INMIGRANTE MEXICANO EN LA LITERATURA INFANTIL MEXICANA Y MÉXICO-AMERICANA

Telar de cuentacuentos